La montaña sagrada nos llama

no podemos hacer otra cosa que escuchar su voz.

 

El paisaje nos trajo al pasado:

montañas que curan, aún repletas de cicatrices,

vivimos vidas ajenas en días que se repiten sagrados

en el tiempo inmortal.

 

Estamos en un camino en que 

nos encontramos los peregrinos 

que ha llamado la montaña.

Realidad y mito se unen en el ensueño:

entender la oscuridad,

la vuelta hacia la luz.

 

El abuelo árbol conecta sus raíces a todos los corazones

enseña del tiempo, del agua

de la común-unidad del bosque

sus hojas nos unen con el inexorable cielo-estrellas.

 

El territorio habla más profundamente

libre como el cóndor que de monte en monte vuela.

 

Colores, climas, olores que cautivan

agua que refresca, sol que quema.

 

Abrazar la inocencia, dejarse llevar por la felicidad.

 

No sentir rencor, sino,

sentir el verde de la montaña

reconectarse con lo natural:

Semillas, 

       flores, 

             frutos.

 

Cada uno cuida del árbol que es:

entre todos formamos un bosque, 

las plantas que crecen en nuestro interior

nos acercan al centro de la tierra.

 

Caminar siguiendo al corazón.

En cada árbol, charco o montaña:

la expresión infinita del universo:

Pensamientos

               caminos, 

                       amigos

                             sabedores.

 

El azul del cielo y del agua, 

el color rosa invisible de la amistad.

 

Alegría, carcajadas, sabiduría

OH KA HEY: el buen día para morir.

 

La muerte se avispa, la vida se aviva,

las memorias se convierten en tesoros.

 

Peregrinaje que continúa eternamente en el corazón de la tierra.

 

Lo antiguo que vibra con la flauta, 

con el sonido de nuestros pies 

en medio de la montaña mágica

nos sacude, 

nos transforma.

 

Nos encontramos con las rocas

nos refugiamos en la oscuridad

bajo la noche, la ilusión.

Caminar consciente, impecable

vivimos aquí, vivimos ahora.

 

Deja de hacer frío,

se abraza la piedra y el sol se enciende:

una llama en la piedra del sacro-oficio.

 

Somos guardianes del camino,

los astros acompañan la montaña mágica:

diálogo entre espíritus de servicio.

 

Caminamos sobre las tumbas en las que renaceremos.

 

Poema colectivo generado durante el peregrinaje en los sitios ancestrales del Cerro Tusa, en el municipio de Venecia, Antioquia.

Participantes:  Valeria Isaza, Pablo Aristizábal, Santiago Chiquito García (aero-fotógrafo y editor de video), Angélica Díaz Pulido, Natalia Ramírez, Felipe Valencia, Carla Bajonero, Saúl E. Hoyos Gómez, Sebastián Restrepo, Natalia Mejía, Federico Botero, Andrés Walker Uribe, Walter Andrés Gómez – Vishnu BD –, David Escobar Arango, Alejandro Echeverri Restrepo, Óscar Andrés Sánchez Álvarez, Juan Felipe Ríos Puerta, Juan Sebastián Bustamante Fernández, Miguel Echavarría Rosado, Ana Sofia Buriticá, Luisa Fernanda Barrera y Federico Arenas, María Posada.

Narración y compilación: Valeria Isaza

Edición de audio: Santiago Chiquito García

Música y fotografía: Pablo Aristizábal