Volver al origen, a nuestras raíces y recordarnos en cada paso que damos, que somos uno con la Naturaleza.
Desde la Sabiduría Wiwa – Kogui, en Colombia, nos envían una reflexión acerca de los sucesos que vienen aconteciendo en la actualidad y en cómo podemos ayudar como humanidad.

…Debemos aprender a seguir al agua, al sol, a la luna, a las montañas, seguirlos a ellos, que son las verdaderas Sabias y Sabios, ya que en verdad nos orientan con su ejemplo.
Desde nuestros corazones, desde nuestros hogares debemos solicitar a la Madre Cósmica por los Mayores, por la naturaleza. Sabemos, que cuando pedimos por la naturaleza estamos pidiendo por todos, por la humanidad.
Quienes buscamos cumplir con nuestro deber como seres humanos, tenemos una regla o norma, y es seguir a la Gran Madre incondicionalmente, con mucho amor, con mucha paciencia. Para ello es importante sanarnos, sanar el corazón, el espíritu, el alma; debemos meditar y debemos sentirnos siempre como aprendices, teniendo una firme convicción en la Madre Tierra y en quienes la protegen, que son nuestros Mayores, nuestros Maestros en la vida. Porque en muchas ocasiones, hemos visto o nos ha pasado, que nos consideramos aprendices de los Mayores, pero realmente no mostramos respeto ni aprecio tanto por la naturaleza como por las Sabias y los Sabios 
Hoy, ellas y ellos nos necesitan, nos necesitamos todos, es hora de hacer cambios en pensamientos y acciones, nuestra Madre Tierra no deja de enseñarnos, sostenernos y darnos amor, es tiempo de retribuir a la Tierra y a nuestros Mayores su fuerza y austeridad».

Agradecimientos:  Hermanas y Hermanos Mayores, Sierra Nevada, Colombia.

Música: Julián Sánchez