Cuando aprendamos a interpretar el tejido íntimo que existe entre la ecología y la espiritualidad, habremos dado un paso muy importante para retornar al orden natural. Todo depende entonces de nuestra voluntad.

En la ecología, el concepto hábitat, es empleado comúnmente para referirnos al espacio o sitio que ocupa una especie o población, con unas características medioambientales en particular; así mismo, la biocenosis, se refiere al conjunto de entidades vivientes, independientemente si son de una o múltiples especies. El espacio o territorio y sus cualidades medioambientales reciben el nombre de biotopo. De esta manera, cuando todos estos aspectos se unen, tenemos un ecosistema, es decir, un conjunto de organismos en interacción (biocenosis) en un territorio definido (biotopo).

Por lo tanto, todo lo que pueda afectar el hábitat de una sola especie, puede alterar el equilibrio de un ecosistema completo. Sin embargo, como humanidad, hemos olvidado que también somos parte de la Naturaleza, hemos olvidado nuestros deberes, funciones y nuestra relación con el espacio que habitamos. La explotación minera y la extinción de especies de forma masiva, es una clara muestra de ello.

Los sitios Sagrados o Duashagaka, para los Wiwa, hace referencia a la “Biocenosis espiritual” o conjunto de autoridades energéticas de la Naturaleza que rigen o protegen un determinado territorio. En este mismo orden de pensamiento, todo lo que afecte a un “hábitat espiritual” o sitio sagrado puede alterar el orden y el equilibrio de un conjunto de Sitios que se hayan interconectados. Como lo afirman las autoridades tradicionales, los Mamos y las Sagas, Duashagaka, no es solo un espacio, sino que es un tejido de sitios muy importantes, desde las cima de los nevados hasta los mares y océanos.

Tanto el que estudia la ecología como la espiritualidad, debe aprender a ver más allá de las barreras de la razón, de poder y de control, más allá de los dogmas e instituciones, puesto que la crisis nos afecta a todos por igual, entendiéndose que como especie humana en su totalidad, hemos sido la causa de la enfermedad de la Madre Tierra. La solución está entonces en nuestro propio caminar.   

Textos: Walter Gómez (Vi.Bha.Da)

A continuación, el cortometraje de Bunkwaneyuman Comunicaciones, donde los Wiwas, juntos con los  Arhuacos, Koguis y Kankuamos, explican al mundo la importancia de los Sitios Sagrados o Duashagaka.

Bunkuaneyuman Comunicaciones

Colectivo localizado en la ciudad de Santa Marta, Colombia, dedicado mayormente a generar contenidos audiovisuales. Actualmente con mas de 9 años de experiencia y un grupo humano altamente capacitado para ayudar a crear piezas audiovisuales. Parte de nuestra misión la de dar a conocer al mundo nuestra riqueza cultural y desde luego incrementar la visibilidad de nuestro pueblo ancestral Wiwa. bunkuaneyumanc@gmail.com