Las siguientes ofendas de escritura hacen parte de una serie de Haikus, o poemas Ancestrales Japoneses, que surgen de la contemplación y meditación en la montaña de estudiantes del taller Endulzar la Palabra dentro del curso Madre de las Aguas:

 

La laguna se oculta

hasta que de ella emerge

lo que no es reflejo.

 

Manuela Atehortúa

*

En el meditar de la Laguna

escucho el susurro del viento,

así como cuando

escucho el susurro de la mente.

 

Cuando necesitamos ver nuestro reflejo

vamos a la Laguna.

 

Mientras los árboles danzan

ven su reflejo en la Laguna,

así la Laguna

observa la danza del cielo.

 

Diana Alzate 

*

Me pierdo con el ruido de los pájaros al amanecer,

para volver a encontrarme

con el susurro del viento al atardecer.

 

Claudia Meza 

*

Libélulas azules cubren la Laguna

abro los ojos a un nuevo amanecer.

 

Nido de libélulas en la laguna del silencio

el silencio siente su llegada.

 

Se refleja todo el bosque en la laguna

es hora de despertar.

 

Árbol en la laguna

Bosque en tu corazón.

 

¿A dónde irán a parar?

El agua, la laguna, la libélula azul

tus pensamientos…

Al canasto de la alegría.

 

Todo el tiempo vibra el agua en la laguna

insectos de amor

tu corazón también siempre late.

 

Yenid Astrid García

*

La tranquilidad de tu amor,

en lo profundo de tu oscuridad.

 

El viento te mueve

dejando ver claros

en tus oscuros.

 

Hermosa madre

acoge, retoma, retoña, apacigua,

contiene y da en el silencio.

 

Mi mente cuando se nubla no pierde la fe,

solo desea descanso, quietud en el movimiento

suave y sutil.

 

 Parada frente al camino

pensando si doy o no el paso,

la guía se deja fluir.

 

¿Qué alimentos

traen tus vientos?

 

 Y entonces cuando se sella el pacto

los verdes son más verdes

y todo tiene sentido.

 

A través del agua se desvela

lo que la realidad esconde

busca ahí, en lo profundo.

 

Cúrame Madre,

llévate lo que no necesito.

 

Cúrame Madre

y hazme vivir.

 

El mensaje recibido por fín ví

el AMAR&YO

en la laguna y en el silencio.

 

Angela Cristina Riveros

*

Pájaros nadan en el cielo de la Laguna

pensamientos se ofrendan en el silencio.

 

Vish Bhak

*

El viento roza la Laguna

y de pronto se ilumina: 

ranas que cantan.

 

Lo que se zambulle 

rompe con la quietud del agua:

deseos de ser pájaro.

 

Valeria Isaza Jiménez